La Manodriguera Literaria, un club de lectura en lengua de signos

La Biblioteca Pública Municipal de La Laguna Adrián Alemán de Armas, acoge mensualmente las reuniones del Club de Lectura La Manodriguera Literaria.

Este club pretende ser un espacio de encuentro en torno a la literatura de una forma muy especial: a través de las opiniones y las vivencias que proporciona la lectura a personas usuarias de la lengua de signos.

Las reuniones mensuales las protagoniza un grupo de 10 a 15 mujeres (por el momento) que comparten el gusto por la lectura. Gracias al servicio de préstamo de libros que el Cabildo pone a disposición de todos los Clubes de Lectura de Tenerife, La Manodriguera Literaria puede acceder a un variado listado de títulos. El Cabildo cede ejemplares suficientes para todas las personas participantes, lo que posibilita su lectura simultánea.
Omaira Afonso, trabajadora de la Biblioteca Pública Municipal de la Laguna e intérprete de Lengua de Signos Española (ILSE), es la persona que ha hecho posible esta iniciativa. Ella es la encargada de realizar las gestiones con el Servicio de Préstamo Colectivo para Clubes de Lectura, así como de organizar, moderar y gestionar el calendario de encuentros.

El Club de Lectura La Manodriguera Literaria se pone en marcha en 2018 con el objetivo de acercar la biblioteca y la literatura a la Comunidad Sorda. Pretende crear un espacio donde se visibilice el derecho de este colectivo al acceso a la información y a la cultura. La convivencia, difusión y sensibilización hacia la lengua de signos y la Cultura Sorda se hace a través de la experiencia de lectura compartida. La Manodriguera Literaria ha participado ya, en su corta trayectoria, en el II Encuentro Insular de Clubes de Lectura celebrado el pasado noviembre en el Auditorio de Tenerife; un encuentro accesible en lengua de signos gracias a la figura de las ILSE.

Actualmente, el Club cuenta con aproximadamente 15 participantes, que no solo se reúnen en su particular Manodriguera una vez al mes, sino que además comparten impresiones e información, a través de un chat grupal de Whatsapp y de Instagram. La experiencia de la lectura conjunta ha conseguido reunir personas, crear lazos en torno a los libros y generar ilusión por el diálogo signado. Una conversación literaria en lengua de signos que se ha extendido también a otros rincones de la ciudad, compartiendo la charla con un café o una infusión y grandes dosis de inclusión.
Las puertas del Club están abiertas para quienes quieran compartir un rato agradable y contar a través de la lengua de signos todo aquello que la lectura de un libro despierte en su interior.
Manos llenas de palabras e historias les darán la bienvenida.