DIA INTERNACIONAL DE LA SORDOCEGUERA

La celebración del Día Internacional de las Personas Sordociegas se establece de forma universal en conmemoración del nacimiento de Helen Keller, la primera persona sordociega que se graduó en la universidad y llegó a ser autora de diversos ensayos, activista política y oradora estadounidense sordociega. Nuestro centro ocupacional lleva el nombre de esta mujer que es todo un referente para este colectivo.

En España, el Día Internacional de las Personas Sordociegas se celebró por primera vez en el año 2009 en Alicante, y desde entonces ha venido celebrándose el 27 de junio a nivel nacional. Cuando oímos la palabra sordoceguera pocas veces nos imaginamos que una persona pueda carecer o tener afectado el sentido de la vista y del oído de manera simultánea, por eso es importantísimo comprender el concepto de sordoceguera.

En la ley 27/2007 del 23/10, por la que se reconocen las Lenguas de Signos Españolas y se regulan los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas, se publica la siguiente definición de sordoceguera: “persona con sordoceguera es aquella con un deterioro combinado de la vista y el oído que dificulta su acceso a la información, comunicación y movilidad.

Esta discapacidad afecta gravemente a las habilidades diarias necesarias para una vida mínimamente autónoma, requiere servicios especializados, personal específicamente formado para su atención y métodos especiales de comunicación. Al reflexionarlo, nos damos cuenta de que la persona con sordoceguera no puede acceder a la información de la misma forma que generalmente los demás lo hacen. Los canales de comunicación tradicionales se ven afectados y tienen que aprender formas alternativas de comunicarse, sobre todo para poder acceder a aquella información que les permita adquirir cierta independencia.

La población actual de personas sordociegas requiere del apoyo tanto de las administraciones públicas como del contexto social y familiar en el cual se desenvuelven para su desarrollo e integración en la vida diaria. Existen organismos nacionales de atención a personas sordociegas, tales como ONCE, ASOCIDE, APASCIDE, FOAPS, y a nivel internacional algunas como la Federación Mundial de Sordociegos, Unión Europea de Sordociegos, Unión Internacional de Sordociegos.

En nuestro centro ocupacional Helen Keller atendemos en la actualidad a tres personas con sordoceguera, posibilitándoles los medios necesarios para mejorar su calidad de vida y autonomía personal.