La importancia de las Escuelas de Madres y Padres

La familia es el primer núcleo donde se desarrolla la persona, sin embargo, los futuros padres y madres no reciben la información y formación necesaria para el desarrollo de una responsabilidad tan importante, más aún cuando nuestro hijo o hija tiene o adquiere una discapacidad.

Cuando se planifica la llegada de un hijo se espera que sea una persona sana, pero cuando el tan esperado niño o niña presenta una condición de discapacidad, la familia experimenta un sentimiento de pérdida por el hijo que se esperaba y no llegó. Las reacciones de las familias frente a este hecho varían dependiendo de las circunstancias particulares, que aunque difieren según el tipo de familia y características de sus miembros, la mayoría presenta etapas comunes.

Por ello, desde el Servicio de Atención y Apoyo a las Familias (SAAF) se desarrollan las Escuelas de Madres y Padres que tienen como finalidad informar y orientar sobre el desarrollo y la socialización de los hijos e hijas, para prevenir problemas, así como aprender habilidades de refuerzo positivo, establecimiento de límites, pautas, etc., proporcionando información adecuada para mejorar las prácticas educativas de la familia.

Es un plan de formación para madres y padres en los aspectos psicopedagógicos y ambientales (familia, escuela, sociedad…) sistemático y flexible, que contempla de manera mensual la formación y el aprendizaje a través de la auto-reflexión de la propia experiencia. Con el inicio de cada curso escolar, se retoma una nueva edición de la escuela variando la temática en función de las demandas y necesidades que cada familia presenta y/o verbaliza. Por ello, es fundamental la implicación de las familias para que la escuela responda a sus expectativas.

En la isla de La Palma, el Servicio de Atención y Apoyo a las Familias donde se encuadran las escuelas, está financiado por el Excmo. Cabildo Insular de La Palma dentro del proyecto “SIN BARRERAS” que desarrolla la fundación.

Escuelas de padres y madres