El SAAF responde. ¿Qué significa que mi hija o mi hijo no oye?

Es muy frecuente que las familias que acaban de conocer la noticia de que su hijo o hija tiene pérdida auditiva tengan muchas dudas que a lo mejor no supieron o pudieron expresar a los profesionales médicos. La situación puede ser “ Mi hijo o hija tiene pérdida auditiva pero, ¿no oye nada?, ¿oye algunas cosas?, ¿cómo las oirá?, ¿cómo reaccionará ante los sonidos que oye?, ¿cómo puedo comunicarme con él o ella?

Son estos y muchos otros algunos de los interrogantes a las que las familias se enfrentan. Por ello, el objetivo principal del Servicio de Atención y Apoyo a Familias (SAAF) de Funcasor, es la de atender y apoyar a las familias de forma gratuita para que poco a poco todas estas cuestiones vayan teniendo respuesta.


Cuáles son los factores que determinan la respuesta a la pregunta ¿Qué significa que mi hijo o hija no oye?

Las pérdidas auditivas son muy variadas. Dependen del grado de pérdida, de la localización en el sistema auditivo, del momento de aparición de la sordera, de si afecta a un oído o a dos oídos… etc.
La reacción de los niños o niñas, su desarrollo y evolución dependerá, entre otras cosas, de estas características y es importante que las familias puedan tener información sobre ellas ya que un niño o niña con pérdida auditiva puede ir desde oírlo “casi todo” a no oir “casi nada” además de que puede pasar que no siempre oiga de la misma forma.

Los niños y las niñas pueden, según el grado de pérdida, desde no poder oír la voz susurrada hasta no poder oír absolutamente nada. Según la localización, la pérdida puede ir desde una pérdida temporal por infección en el oído, que necesita tratamiento médico, hasta una pérdida permanente. Según el momento de aparición puede ir desde una pérdida que haya permitido con anterioridad el desarrollo de la lengua oral o que se encuentre en pleno aprendizaje de ésta y haya que priorizar las ayudas técnicas, la rehabilitación logopédica y los sistemas aumentativos de comunicación para potenciar su desarrollo. Según el oído afectado (que tenga pérdida auditiva en uno o en los dos) dependerá si las dificultades se basen en la localización del sonido y en la comprensión de la información en contextos de ruido de fondo o que las dificultades abarquen más aspectos.
A parte de los factores descritos hay muchos otros que también influirán a la hora de responder la pregunta ¿Qué significa que mi hija o mi hijo no oye? por lo que se enfatiza la idea de que el asesoramiento a los familiares tiene que ser totalmente individualizado ya que “cada persona es un mundo”.

El factor común en todos los casos

El factor común de todas las familias es el siguiente: que su hija o hijo no oiga significa que tiene un problema relacionado con la audición, pero en los demás niveles es un niño o niña con múltiples de capacidades que con estimulación y los apoyos necesarios puede desarrollarse como una persona plena y feliz.

Volandera SAAF Funcasor cara A + 5mm sangrado