Mujeres con discapacidad auditiva

En las Islas Canarias, según datos de la Dirección General de Dependencia y Discapacidad del Gobierno de Canarias, hay un total de 6.453 mujeres con discapacidad auditiva que cuentan con certificado de discapacidad, aumentando este número con aquellas mujeres que, por desconocimiento, porque se encuentran realizando la tramitación del mismo o porque no quieren obtenerlo, no cuentan con dicha certificación, pero sí tienen una pérdida auditiva.

El colectivo de mujeres con sordera es muy diverso, dependiendo del tipo y grado de pérdida auditiva o del contexto familiar, social, educativo, cultural y laboral en el que se desenvuelven, por lo que los recursos y apoyos que necesitan no son los mismos, sino que hay que tener en cuenta las características de cada mujer.

Es importante que trabajemos en la supresión de esta lacra y que todas las personas pongamos nuestro granito de arena para evitar que el número de víctimas de violencia de género aumente. Para ello es fundamental sensibilizar, informar y formar a la población para que conozcan la realidad que atraviesan muchas mujeres con y sin discapacidad y para prevenir situaciones no deseadas.

Eliminar las barreras de comunicación y dotar a las mujeres con sordera de los recursos y apoyos necesarios, así como formar e informar a las entidades sobre estos, facilita la comunicación entre ellas y las personas profesionales con las que interactúan durante todo el procedimiento que tiene lugar cuando se produce una situación de violencia de género. Entre los recursos existentes están:

  • Instalación de bucles de inducción magnética

  • El subtitulado

  • La figura profesional de la intérprete de lengua de signos española

Las mujeres con discapacidad auditiva que se comunican a través de la lengua de signos, también pueden hacer uso del servicio de video-interpretación de SVisual, el cual ha incorporado un acceso directo para atender las llamadas que van dirigidas al 016 donde se les dará respuesta de que hacer en caso de sufrir algún tipo de maltrato y donde podrán recibir información sobre los recursos y los derechos de las mujeres víctimas de violencia de género.

También es fundamental en estas situaciones el acompañamiento a las mujeres en todas las gestiones que deban realizar y específicamente en las mujeres con sordera, debido a las barreras de comunicación con las que se encuentran en muchas ocasiones, es aconsejable que ese acompañamiento se realice por profesionales formadas en el ámbito de la discapacidad auditiva y con competencias en la lengua de signos española, ofreciendo así un apoyo a las mujeres, haciéndolas sentir que no están solas y que pueden salir de esa realidad.

Desde Funcasor queremos mostrar y ofrecer nuestro apoyo a todas esas mujeres que están o han pasado por una situación de este tipo.