¿Qué es la Seguridad Social?

La Seguridad Social es un sistema público cuya principal función es proteger a la población frente a situaciones de desempleo, enfermedad o vejez.

Empresas y personas trabajadoras hacen frente de manera mensual al pago de su cotización en la Seguridad Social. La empresa es la encargada de hacer dicho pago que se compone de la parte de la persona trabajadora (previamente retenida de su nómina) y la parte de la empresa. Sin embargo, las personas que trabajan de forma autónoma han de pagar su cotización directamente.

 

Seguridad social

 

¿Qué tipos de regímenes existen?

 

La estructura de la Seguridad Social se compone de dos regímenes diferentes de cotización: por un lado, el régimen general y por otro, los regímenes especiales.

La función de estos regímenes es regular la manera y las condiciones en las que las personas trabajadoras contribuyen, en base a su actividad, al estado de bienestar.

  • Régimen general: en él se encuentran gran parte de las personas trabajadoras. También se incluyen algunos regímenes especiales como el Sistema Especial Agrario, el Sistema Especial de Empleados del Hogar, y el Régimen de Artistas y Profesionales Taurinos.
  • Regímenes especiales: en esta categoría se encuentra incluidos el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, el de los Trabajadores del Mar, el de la Minería del Carbón y el de Funcionarios públicos, civiles y militares.

En el caso de las personas que trabajan por cuenta ajena, la empresa es la encargada de retener en las nóminas las cotizaciones y de manera mensual paga dicha cuota a la Seguridad Social, así como la cuota empresarial que paga por cada una de las personas contratadas.

 

¿Qué tipos de prestaciones hay?

 

Las prestaciones son las medidas con las que cuenta la Seguridad Social para solventar situaciones de necesidad o infortunio tales como discapacidad, incapacidad (temporal o permanente), jubilación, desempleo, maternidad, etc.

Existen dos modalidades de prestaciones:

  • Modalidad contributiva: dedicada a proteger a las personas trabajadoras y a sus familiares.
  • Modalidad no contributiva: destinada a aquellas personas que no han cumplido los requisitos de cotización mínima o directamente no han cotizado nunca.