TERAPIA ASISTIDA CON PERROS: INTERVENCIÓN CON PERSONAS CON DIVERSIVAD FUNCIONAL

¿Qué es la terapia asistida con perros?

La terapia asistida con perros, es una modalidad de tratamiento terapéutico en la que el animal forma parte integral del mismo y está diseñado para promover mejorías en el funcionamiento físico, social, emocional y/o cognitivo de una persona (se puede trabajar a tanto a nivel individual como grupal).

Terapia con perros

Terapia con perros

En el año 1972 en el asilo de York, (Inglaterra) fue la primera vez que se registró la utilización de animales de compañía como co-terapeutas y fue el psiquiatra William Tuke el que se dio cuenta de que los animales podían propiciar valores humanos y de autocontrol en estos enfermos, mediante refuerzo positivo.

Es a partir de los años 60 cuando, impulsados por las investigaciones del psiquiatra Levinson, cuando empezaron a efectuarse numerosos estudios sobre la influencia de los animales de compañía en la salud humana. Desde entonces, se han encontrado numerosos beneficios en el aspecto físico, mental y social.

Actualmente existen animales de asistencia capaces de avisar sobre crisis epilépticas o cambios peligrosos en los niveles de glucosa en sangre y otros son entrenados para que ayuden a personas con pluridiscapacidad.

Los perros poseen una actitud afectiva y de gran apego hacia el ser humano, sin hacer juicios de valor, además de que pueden ser muy buenos guías, son afectivos, juguetones y  durante toda su vida permanecen fielmente a nuestro lado.

¿Cuáles son los beneficios de la terapia asistida con perros?

El animal se presenta como un estímulo multisensorial, capaz de llamar la atención de las personas con diversidad funcional con el fin de hacerles más colaborativos en las terapias y poder, a medio plazo, generalizar las actitudes creadas en las sesiones, a su vida cotidiana. De este modo, a través del animal entrenado con este fin, se capta de manera notable la atención del usuario, manteniendo su concentración y su actitud positiva hacia esta experiencia.

  • Sus principales beneficios son:
  • Mejora el estado anímico y la atención
  • Combate la depresión, la monotonía y la soledad
  • Disminuye la ansiedad y el estrés
  • Fomenta el contacto social y físico
  • Sirve como incentivo y motivación
  • Crea vínculos porque el perro acepta a la persona tal y como es
  • Favorece la estimulación mental y el diálogo
  • Mejora la coordinación y favorece al incremento de la fuerza muscular
  • Mejora la motricidad fina gracias a movimientos como acariciar, arreglar, darle de comer, etc.
  • Mejora las habilidades sociales (empatía, respeto, comunicación, etc.)
  • Promueve la colaboración, el compromiso y el trabajo en equipo
  • Se trabaja el aprendizaje a través del juego
  • Ayuda a desarrollar el autoconocimiento
  • Trabaja los sentidos auditivos, visuales y táctiles

¿Qué queremos conseguir con la terapia asistida con perros?

Terapia con perros

En medio de una sesión dela terapia

En el centro se trabajan  sesiones con objetivos específicos individualizados tras una  evaluación a partir de la observación directa de la conducta de la persona uduaria, así como también una completa valoración sensorial.

Nuestro objetivo principal es ayudar a nuestros usuarios y usuarias     con diversidad funcional a despertar sus sentidos, creando un entorno lleno de estímulos que permitan desarrollar sus habilidades y potencialidades. Se trabaja con el fin de proporcionar los estímulos necesarios para que nos permitan alcanzar los objetivos terapéuticos con mayor rapidez.

En conclusión, podemos afirmar que está demostrado científicamente que el uso de perros con fines terapéuticos, aporta beneficios físicos, psicológicos y sociales en su interacción con los seres humanos y permite mantener o mejorar la calidad de vida de las personas.