Atención social en tiempos de pandemia

Las acciones que se desarrollan desde el Servicio de Información, Valoración y Orientación -SIVO-, de Funcasor, son fundamentales para las personas con discapacidad, preferentemente auditiva, y sus familias.

El SIVO se constituye como un servicio de carácter general y básico, que desarrolla sus actuaciones a nivel autonómico, para contribuir a la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad auditiva y de sus familias; procurando su desarrollo integral y ofertándoles los apoyos que precisen para que puedan llevar una vida lo más autónoma y normalizada posible, tendiendo siempre a su integración en la sociedad.

Para avanzar hacia la consecución de ese objetivo general, se plantean diferentes objetivos específicos, que han cobrado especial importancia en los momentos que vivimos debido a la situación generada por la crisis de la COVID19. 

En estos meses en los que han variado las circunstancias personales y familiares de muchas personas, se han acrecentado las situaciones de necesidad, debido a la modificación de la situación laboral y de ingresos. Especialmente, se han visto afectados aquellos colectivos que partían de un escenario más desfavorable, entre ellos las personas con discapacidad y sus familias. Por tanto, las acciones que se desarrollan desde el SIVO han aumentado considerablemente; prestando asistencia directa para apoyar, informar y orientar a las personas con sordera y a sus familias. De esta manera, se ha garantizado la aportación de información veraz y actualizada sobre sus derechos y los recursos sociales a los que pueden acceder (prestaciones, ayudas, recursos de apoyo, …) especialmente en aquellos momentos en los que el acceso a la información estaba limitado por la falta de accesibilidad de los diferentes medios y recursos específicos habilitados.

Tanto en los momentos de confinamiento como en la nueva normalidad que se ha generado posteriormente, es de vital importancia realizar atención y seguimiento, especialmente en las situaciones de emergencia y cuando la situación social de la persona o su familia así lo requiera.  En este nuevo escenario económico, es esencial la atención social inmediata para evitar que las situaciones de necesidad se agraven o incluso puedan llegar a cronificarse en algunos casos. Por ello, tal y como se afirma desde el Consejo General del Trabajo Social, la presencia de instituciones que trabajan habitualmente con las personas con discapacidad, constituye una oportunidad y una red básica para la detección, valoración y satisfacción de las necesidades de las personas con discapacidad y sus familias en el actual contexto de crisis sanitaria, tal y como ocurre en la atención social prestada desde el Servicio de Información, Valoración y orientación, de Funcasor donde se detectan situaciones de necesidad que no llegan a los recursos públicos y que es necesario identificar para que sean atendidas.  Por tanto, podemos afirmar que es primordial, trabajar en red y en coordinación y colaboración intersectorial con los ámbitos sanitario, educativo, laboral, servicios sociales, etc. para poder dar respuesta a las demandas y situaciones excepcionales que se han producido. De esta manera, se adecúa la oferta a la demanda y necesidades reales de las personas con sordera y sus familias y, en definitiva, se proporciona una atención integral y se asegura el acceso a los diferentes servicios y recursos.

Por tanto, podemos afirmar que es fundamental para las personas con discapacidad y sus familias sentirse acompañadas, apoyadas y orientadas; es decir, es esencial que las personas y familias usuarias perciban que no caminan solas en estos momentos de crisis. Siendo así, el SIVO se ha convertido en un recurso esencial para muchas personas con discapacidad, cobrando especial relevancia el método de Acompañamiento Social clásico en la atención social.