Skip to main content

CEIP Ernesto Castro Fariñas, ejemplo de inclusión


El CEIP Ernesto Castro Fariñas es el único centro educativo en España con cuatro aulas inclusivas. Este centro preferente auditivo, situado en Tacoronte (Tenerife), lucha por conseguir una calidad acústica en las mejores condiciones: “queremos conseguir las mejores condiciones en las aulas donde se encuentre alumnado con discapacidad auditiva. Queremos convertir el centro en lo que realmente necesita un centro con alumnado con discapacidad auditiva”, nos explica José Juan, director del centro. 

Para un óptimo aprendizaje, el sonido tiene que llegar en buenas condiciones a la persona. Desde la adaptación de estas aulas, se ha podido observar una evolución en el aprendizaje del alumnado. “Es increíble pensar que dicha evolución viene originada por las condiciones acústicas del aula. Nuestros objetivos son: disminución del ruido, mejora de las condiciones acústicas, y la respuesta integral al alumnado con cualquier necesidad”. 

En diciembre del año pasado, este centro comenzó acondicionando e insonorizando el comedor (que forma parte de la red de Ecocomedores de Canarias), con el objetivo de crear un espacio de tranquilidad y evitar el ruido excesivo y el estrés de los niños y niñas a la hora de comer.  

Posteriormente, han ido adaptando los espacios de enseñanza, siendo la más notoria la incorporación de un sistema llamado Roger Dynamic SoundField, de Phonak, dispositivo que amplifica la voz del profesorado al nivel necesario en función de la acústica y el ruido ambiente, lo cual facilita y mejora la audición y la comprensión verbal y esto, a su vez, refuerza el rendimiento del estudiante y protege la voz del emisor. Además, el sonido llega directamente a las ayudas técnicas (implantes cocleares, audífonos…) 

Así mismo, estos espacios cuentan con insonorización de las aulas y sillas y avisos luminosos para indicar el cambio de clases. Las personas profesionales del centro están sensibilizadas en el ámbito de la discapacidad, existiendo maestros de audición y lenguaje, especialistas en sistemas alternativos de comunicación, musicoterapeutas, etc. Se consideran inclusivas porque no solo se va a beneficiar el alumnado con discapacidad auditiva, sino también el resto de alumnado sin discapacidad. 

José Juan nos explica que cuentan con un espacio que puede ser espectacular para los chicos y chicas: el aula de música, también adaptada mediante paneles de insonorización de estudios de grabación, en donde las condiciones acústicas son ideales para que disfruten con los diferentes instrumentos. 

¿Qué pasa con el alumnado signante que no utilizan ayudas técnicas? El próximo año, incorporarán el Proyecto de Comunicación Integral, con el apoyo de la Dirección General de Ordenación, Innovación y Calidad, de la Consejería de Educación, con el objetivo de facilitar la inclusión de todo el alumnado con dificultades en la comunicación: alumnado con trastorno del espectro autista, discapacidad intelectual, mutismo, y discapacidad auditiva. A través de este proyecto, quieren convertirse en el primer centro de enseñanza bilingüe de Canarias (lengua oral – lengua de signos), mediante la incorporación de tres profesionales de la educación, especialistas en lengua de signos (LS) que trabajarían conjuntamente con el profesorado del aula, para llevar a cabo una enseñanza bilingüe. El alumnado signante contará con LS todas las horas lectivas, mientras que el resto del alumnado contará al menos con una clase semanal impartida en LS. Además, dicho proyecto persigue el objetivo de que todas las personas asociadas al centro educativo (las familias interesadas, el personal del centro y el profesorado), adquiera un protocolo de comunicación básico en dicha lengua. Así mismo, se aplicarán los sistemas o herramientas de comunicación necesarios para todos los casos: subtitulado de las clases mediante dictado de voz, utilización de pictogramas, etc. 

“Habrá inclusión cuando todos y todas estemos en las mismas condiciones.”