Skip to main content

Centro Residencial «En compañía» y el autocuidado


Nuestra prioridad en el Centro Residencial «En compañía» es siempre poder ofrecer una atención individualizada a cada una de las personas usuarias. Para ello, realizamos reuniones periódicas que nos permiten intercambiar pareceres y establecer objetivos que consideramos óptimos para ellas, además de realizar un seguimiento de los mismos mensualmente.  

Hoy queremos hacer partícipes a todas y todos ustedes de unas pinceladas sobre las qué trabajamos dentro de las paredes de nuestro centro residencial. 

Los objetivos se engloban en diferentes grupos: habilidades sociales, comunicación, autocuidado, utilización de la comunidad, ocio y tiempo libre y formación básica. Dependiendo de las necesidades de cada persona, dirigiremos la atención a trabajar y/o reforzar los aspectos que se consideren más adecuados para su correcto desarrollo y evolución.  

En el momento actual en el que nos encontramos viviendo, y derivado de la COVID-19, han adquirido especial importancia, los objetivos relacionados con el autocuidado y el ocio y tiempo libre, ya que se antojaron como esenciales tanto la preservación de la salud física como la mental de las personas residentes. 

En el aspecto de autocuidados cobraron relevancia los siguientes apartados: 

– Realización de deporte varias veces a la semana: la inactividad es un enemigo de la salud y la combatimos realizando ejercicio de manera regular, siendo supervisadas y supervisados y guiándoles siempre en los diferentes pasos del proceso. 

– Revisar la vestimenta e higiene de las personas usuarias: es fácil perder la motivación cuando se reducen las posibilidades de ocio y como consecuencia que se traduzca esto en desgana a la hora de prepararse adecuadamente. Tener objetivos diarios nos ayudó a centrarnos y a no dejar de lado nuestra imagen y aseo personal.  

– Llevar una dieta equilibrada: el sedentarismo podría haber hecho estragos en una época como la que vivimos. No obstante, con talleres sobre alimentación sana y equilibrada que produzcan un cambio de perspectiva a la hora de comer y un especial cuidado a la hora de calcular las raciones, se ha logrado que las personas usuarias estén más cerca de su peso ideal. 

– Correcto uso de las redes sociales: para casi todas las personas las redes sociales se volvieron esenciales durante el último año y medio. Para las personas del Centro Residencial sucedió de la misma forma, ya que también fue la única forma de contactar con familiares y amistades. En algunas ocasiones, al comunicarnos mediante estos medios surgen malentendidos con las personas con las que hablamos ya que no es lo mismo hablar en persona que en la distancia. Aprovechamos esto para impartir talleres sobre buenas prácticas en las redes sociales, además de asesor en lo que se nos solicitó. 

– Participar en las actividades con el resto de personas usuarias: cuando alguien ve a las mismas personas todos los días no es complicado que se quiera recluir y disponer de algo de tiempo y espacio para sí misma. Pero esto se puede volver algo nocivo si nos encerramos demasiado, ya que el resto de personas puede interpretarlo como dar la espalda. Por ello, siempre se intenta en el centro residencial la participación de todas las personas residentes, respetando el estado de ánimo y el contexto vital de cada una de ellas. 

Estos son algunos aspectos en los que nos hemos centrado y priorizado en esta época. Seguimos trabajando a diario para mejorar nuestro autocuidado para también poder cuidar así a las personas que tenemos a nuestro alrededor. Somos una familia y de esa forma nos apoyamos.