Distinguidos Funcasor: Asociación de Personas Sordas de Gran Canaria

El movimiento asociativo de personas sordas en Gran Canaria surgió de la iniciativa de un grupo de personas sordas residentes en el municipio de Las Palmas de Gran Canaria en el año 1955, con el objetivo principal de trabajar en pro de sus derechos, creando así la Asociación de Personas Sordas de Gran Canaria.

Dicho movimiento fue impulsado y promovido por Don Juan Luis Marroquín, primer presidente, miembro electo en el año 1936 de la Federación Nacional de Sociedades de Sordomudos de España (FNSSE), antecedente de la actual Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE).

La idea se consolida cuando Don Gregorio Manuel Llarena funda la asociación junto con un grupo de iguales en el año 1956. Hay que señalar que Don Gregorio no asume la presidencia, siendo Don Eloy Pérez Cabrera, en el año 1957, quien viene a ser su primer presidente por un espacio corto de tiempo.

Han sido muchos y notables los esfuerzos para conseguir esos objetivos. A lo largo de un camino no exento de obstáculos, la marcha de la asociación ha estado liderada por las personas que han ocupado la presidencia, así destacamos a todos sus presidentes y sus logros durante todos estos años.

Son, por tanto, doce personas que, sin duda, han dedicado tiempo, han estado sumidos en preocupaciones y anhelos con sus equipos de colaboradores, han derrochado voluntarismo y deseos de seguir avanzando hacia una meta a la que nunca se llega porque aparecen, siempre, nuevos objetivos. Es una tarea que sabemos que no ha sido fácil. Han conseguido mantenerse activos hasta el punto de ser una de las asociaciones más antiguas de Gran Canaria, concretamente la cuarta. Es un logro colectivo que agradecemos en nombre de las personas con sordera y que nosotros, desde Funcasor, a todos ellos les reconocemos públicamente con este galardón Distinguido 2013.