Distinguidos Funcasor: Litografía Romero

A lo largo de toda su historia, Litografía Romero ha mantenido un compromiso con la sociedad canaria y con las personas que han trabajado en ella, intentando en todo momento darle viabilidad al proyecto de una de las empresas más importantes de las islas por su tamaño y por su valentía, pues es sabido que la lejanía de las islas y las dimensiones del mercado interior suponen retos significativos a las industrias que deciden establecerse en Canarias.

Ese compromiso, esa responsabilidad social, es la que queremos destacar de forma clara, pues aun cuando la economía canaria atravesaba una difícil situación —una tasa de paro del 24 %— Litografía Romero apuesta, una vez más, por una relación atípica, y en aquellos años desconocida, al sentar las bases de la relación con Funcasor. En 1994, apenas dos años después de la creación de Funcasor, pusimos en marcha las primeras iniciativas para promover la integración laboral de las personas sordas, en el marco de los proyectos europeos.

Poco después, en 1998, se crea Laborsord Sociedad Limitada, que establece un contrato de prestación de servicios con Litografía Romero, este permite la contratación de ocho personas con sordera, poniendo en marcha una forma de organización empresarial singular, un enclave laboral.

La contribución de Litografía Romero a la integración laboral de las personas sordas es un magnífico ejemplo para el resto de empresas canarias, aún más hoy, cuando de nuevo nos atenaza una crisis económica sin precedentes en la que cada día se destruyen miles de puestos de trabajo, pues, además de la relación con Laborsord, tiene otras personas con sordera en su plantilla. Haber mantenido su compromiso y haber apostado por fórmulas pioneras e innovadoras son méritos que Funcasor quiere reconocer explícitamente con su Distinguido 2012, un galardón que entregamos a quienes creemos que han aportado algo en beneficio de las personas con sordera y que esperamos, por tanto, que sirva de aliciente para continuar su inestimable labor. Por todo ello, enhorabuena a Litografía Romero y a Don Antonio Rodríguez Acuña, muchas gracias por su dedicación y su trabajo.