Distinguidos Funcasor: Raquel y Beatriz Villamandos Lorenzo

 Sus logros como tenistas hunden sus raíces en su carácter humilde, su constancia y capacidad de superación día a día. Desde temprana edad, las hermanas Villamandos no han hecho más que dedicarse a derribar barreras una tras otra, superando las dificultades en la práctica de la competición deportiva gracias al apoyo incondicional de sus padres.

Beatriz y Raquel denostaron pronto capacidad en esta modalidad deportiva, y su sacrificio tuvo como recompensa defender nuestros colores en reconocidos campeonatos por todo el mundo durante los últimos años. En 2015, en el Primer Campeonato del Mundo Individual organizado para personas sordas, Raquel hizo un gran torneo y junto a Beatriz se alzan con la medalla de bronce en dobles. Por su parte, Beatriz fue imponiéndose juego a juego a las que hasta ese momento habían sido las dominadoras del circuito, adjudicándose el Campeonato del Mundo.

Por su ejemplo inspirador se les hizo entrega del Distinguido Funcasor 2017.