El proyecto «De Camino al Empleo» suma 30 personas con discapacidad.

El pasado 1 de octubre de 2019 dio comienzo el proyecto “De Camino al Empleo”  con el apoyo de la obra Social La Caixa bajo la convocatoria “Inserción sociolaboral 2019”, en el marco de “Programa de Ayudas a Proyectos de Iniciativas Sociales”. A partir del 1 de enero de 2020 este proyecto cuenta con la financiación del Área de Empleo del Excmo. Cabildo Insular de La Palma

Este proyecto, inicialmente dirigido a 30 personas con certificado de discapacidad igual o superior al 33% y en situación de desempleo, suma, a partir de este mes, 30 personas usuarias más, también con certificado de discapacidad igual o superior al 33%. Estas personas pueden estar desempleadas o con contrato laboral en vigor, pudiendo haber sido integradas en proyectos anteriores. Para prestar una atención adecuada y personalizada, se han incorporado al proyecto una preparadora laboral, una promotora laboral y una Intérprete de lengua de signos española. Se pretende, por tanto, seguir prestando apoyo a las personas usuarias del proyecto, así como a las empresas que colaboran con la entidad. En definitiva, el proyecto englobaría un total de 60 personas.

Las profesionales del proyecto trabajan para que las personas con discapacidad puedan acceder al mercado laboral en igualdad de condiciones que el resto de la población, teniendo como principal objetivo la consecución de un trabajo digno y duradero.

Desde Funcasor, se defiende la importancia de este tipo de proyectos, en base a los buenos resultados obtenidos en proyectos anteriores. También es importante destacar que, en el ecuador del mismo, ya se ha alcanzado y superado el objetivo de integraciones laborales, siendo 9 las esperadas, en relación a las 14 conseguidas actualmente.

Para alcanzar los objetivos del proyecto se realizan las siguientes acciones:

–              Orientación laboral, elaboración del plan individual de atención a la persona usuaria y entrenamiento para la búsqueda activa de empleo.

–              Prospección laboral, estudio de perfiles, contacto con empresas, captación y derivación de ofertas laborales, preparación y acompañamiento a la entrevista.

–              Gestión de colocación, acompañamiento y seguimiento al empleo.

–              Información, orientación y asesoramiento al tejido empresarial sobre las actuaciones del proyecto y las formas de colaboración.

–              Sensibilización en las empresas e instituciones públicas y privadas sobre la responsabilidad social corporativa y sobre el potencial profesional de las personas con discapacidad.

 

 

Para concluir, es fundamental destacar la importancia de la metodología de empleo con apoyo, recurso y herramienta imprescindible para que las personas con discapacidad puedan acceder a un puesto de trabajo.