Skip to main content

En Funcasor, el voluntariado cuenta


La acción del voluntariado en Funcasor es un hecho imprescindible para consolidar el trabajo y el crecimiento de la entidad. La labor de Funcasor comienza por un grupo de personas voluntarias. El patronato de la Fundación tiene un carácter voluntario, vela por el adecuado desarrollo de la entidad para defender la mejora de la calidad de vida de las personas con sordera y sus familias. 

Por otro lado, el trabajo de las personas voluntarias de la entidad, por elección propia, dedican una parte de su tiempo a la acción solidaria y altruista en nuestra organización. Son hombres y mujeres implicadas que ayudan a sacar nuestros proyectos adelante, como el Programa de Ayuda Interfamiliar donde familias voluntarias ponen a su disposición sus experiencias de vida para ayudar a otras familias.  

Dentro de Funcasor, el voluntariado:  personas de la entidad con discapacidad auditiva, familias o personas interesadas, tienen el papel importante de proponer ideas de proyectos, actividades y participar en ellas teniendo la experiencia de cómo una idea llega a ejecutarse y la importancia de defender y sensibilizar a la población de los derechos y necesidades de las personas con sordera.  

Funcasor continúa con el compromiso y celebra la participación de las personas voluntarias y su gran trabajo diario, teniendo las puertas bien abiertas para futuras personas que encuentren en nuestra entidad su oportunidad de realizar acciones de solidaridad.  

En Funcasor, el voluntariado cuenta.  

Esta noticia ha sido adaptada gracias al proyecto «Servicio de Intérpretes de Lengua de Signos Española-SILSE- Gran Canaria y Fuerteventura», financiado por la Consejería de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud del Gobierno de Canarias.