Skip to main content

Entrevista a mujer con sordera estudiante de Medicina.

Como cierre de este mes de marzo, en el que hemos celebrado el Día Mundial de la Audición y el Día Internacional de la Mujer, hemos querido conocer cuál es la realidad de otra de nuestras personas usuarias, mujer con discapacidad auditiva, en uno de los ámbitos de su vida, en este caso el educativo. Por ello, hemos entrevistado a Noemí Alonso, de 20 años de edad, estudiante de 2º de Medicina en la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

1- ¿Cuáles son las barreras que te has encontrado o encuentras actualmente al cursar tu carrera universitaria? ¿Se han visto estas intensificadas por la situación epidemiológica que estamos viviendo? 

Cuando empecé la carrera encontré muchas dificultades, además de que era un sitio totalmente nuevo, me sentí algo perdida porque no me enteraba mucho en las clases ya que los profesores y profesoras explicaban el temario más rápido y se movían bastante en clase. Yo estaba acostumbrada a que el equipo docente no se moviera y que estuviera casi siempre mirando hacia el alumnado para la lectura labio-facial. Al no entender nada en clase, estuve varias semanas sin tomar apuntes hasta que algunos de mis compañeros y compañeras se ofrecieron para dejarme los suyos. 

Debido a la crisis epidemiológica actual, la situación en clase ha empeorado por el uso de las mascarillas opacas y por la docencia híbrida (en las clases Online tengo más dificultades para entender al profesorado por ruidos de fondo, interferencias o etc.) 

2- ¿Entiende todo el equipo docente cuáles son tus necesidades, tanto en el aula como en las clases a distancia, como alumna con discapacidad auditiva? ¿Se adaptan a tu situación? 

En este nuevo cuatrimestre creo que sí lo entienden, tanto en el aula (usan el equipo de FM e intentan no moverse mucho) como en las clases a distancia. El único problema es que, debido a la situación epidemiológica actual, el servicio de ILSE (intérprete de lengua de signos española) se ve limitado, por ejemplo, en las prácticas de algunas asignaturas por las plazas reducidas. En dichas prácticas intento hacer todo lo posible para entender lo que está explicando el profesorado y realizar las actividades correctamente. 

3- ¿Cómo es la relación con tus compañeros y compañeras? ¿Está el alumnado sensibilizado ante tu situación? 

La relación con mis compañeros y compañeras es buena, no tengo ningún problema. Creo que sí están ambos sensibilizados ante mi situación, algunas personas más que otras, pero en general sí. Por ejemplo, ahora con el tema de las mascarillas opacas, se me dificulta entender las conversaciones, pero todos y todas intentan repetir de nuevo las cosas hasta que yo lo entienda o se bajan un poco la mascarilla con distancia para poder leerle los labios. 

4- ¿Utilizas algún recurso como apoyo en la comunicación? 

Como he mencionado anteriormente, para las clases, además de tener a una intérprete de lengua de signos, también utilizo un FM (sistema de frecuencia modulada) que me facilita bastante entender al profesorado.

5- ¿Consideras que la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria es 100% accesible? ¿Qué recursos te ofrece para el seguimiento de las clases? 

Yo creo que la accesibilidad de la ULPGC (Universidad de Las Palmas de Gran Canaria) podría mejorar, no solo para las personas sordas, sino para las personas con discapacidad en general porque a veces no es tan fácil que nos den los recursos que necesitamos para nuestra formación. 

6- ¿Crees que necesitarías algún otro recurso o apoyo del que no dispones actualmente? 

No necesito otro recurso más. 

7- Este mes de marzo se ha celebrado el día de la mujer. ¿Sientes o has sentido doble discriminación por el hecho de ser persona con discapacidad auditiva y mujer? 

Actualmente no, pero sí he pasado por momentos en los que me he sentido discriminada solo por el hecho de ser mujer (no por ser persona con discapacidad auditiva), por ejemplo, en las actividades de Educación Física cuando nos dividían por sexo/género. 

Creo que nunca me he sentido discriminada por ser ambas cosas.