Skip to main content

Funcasor con Orgullo

En el mes de junio se celebra la fecha no oficial del Orgullo LGTBI+ (Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales, Intersexuales, Queer, entre otras identidades y orientaciones sexuales).  Dicho reconocimiento surge de las reivindicaciones llevadas a cabo, el 28 de junio de 1969 en EE.UU; por parte de la comunidad LGTBI+ para reivindicar la diversidad en identidades, orientaciones sexuales y de género contra la homofobia y marginación.   

Este hecho contribuye en la actualidad a visibilizar a las minorías que, hoy en día, en muchos países siguen siendo oprimidas, torturadas y con castigos de pena de muerte. Sin embargo, durante los últimos 15 años, ha ido incrementando el número de Estados cuyas políticas versan en pro de la inclusión legal y dignidad de las personas LGTBI+: matrimonio igualitario, adopción de menores, ayudas para la reasignación de sexo, etc. Aun así, no lo es tanto en mentalidades de personas que tienen comportamientos homofóbicos y discriminatorios en todas las etapas de la vida de las personas LGTBI+: la no aceptación de las familias por ser del colectivo, acoso escolar por no entrar en el patrón que se espera del compañero y la compañera, discriminación laboral, salud y ocio. La consecuencia de estos hechos vejatorios repercute en la autoestima, seguridad y salud de la persona, estando en peligro por el resto de las personas que realizan estos actos, e incluso de sí mismas. 

De esta manera, las personas con discapacidad auditiva pueden sufrir una doble discriminación: en el acceso a la comunicación y a su ejercicio libre de identidad y orientación sexual.

Por ello, el cambio debe partir desde la corresponsabilidad entre familias y las instituciones públicas y privadas, sentando las bases del respeto en la etapa infantil y adulta. Comprometiéndose por y para la diversidad: reivindicar derechos y protegerlos, apoyar y trabajar para una inclusión real fomentando personas con mentes abiertas.

Funcasor continúa con el compromiso y celebra que las personas que trabajan en la entidad, personas usuarias y familias sean aceptadas por quiénes son, por quién o quiénes sientan atracción y quiénes quieran ser.