La accesibilidad en las ciudades para las personas con discapacidad auditiva

Las ciudades deberían ser accesibles para cualquiera, pero no siempre lo son. Lo sufren en primera persona quienes tienen algún tipo de discapacidad (cerca de 3,9 millones de personas en nuestro país) datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE). A lo largo de los años y las diferentes protestas sobre la eliminación de barreras han hecho que paulatinamente se logre conseguir algunos de los objetivos básicos para alcanzar una igualdad respecto a la accesibilidad universal, aunque todavía queda mucho por hacer.En España hay un total de 1 064 000 personas sordas y con algún tipo de discapacidad auditiva (es decir, un 2,3% de la población total) según los datos recogidos por la encuesta del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Un porcentaje alto de la población ve mermado su derecho a la inclusión social en igualdad de condiciones que el resto de la población debido a la falta de accesibilidad que encuentran las personas con sordera en los diferentes ámbitos de sus vidas. Esta falta de accesibilidad es fruto de la falta de concienciación de la población en general, el desconocimiento de cómo comunicarnos con personas con sordera o los impedimentos que pueden llegar a encontrarse y, sobre todo, de la especialización de profesionales que diseñan entornos, incumpliendo en muchos casos la normativa.

A lo largo de los años han sido varias las normativas, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Constitución española, decretos, leyes…, que han ido apareciendo para conseguir la accesibilidad para las personas con discapacidad auditiva en los diferentes ámbitos y conseguir una igualdad con el resto de la sociedad.

Son muchas las preguntas que nos pueden surgir cuando hablamos de accesibilidad, pero hemos querido trasladar dos de las más importantes:

¿Podemos considerar que las leyes respaldan y cubren las necesidades de las personas con discapacidad?
¿Qué tipo de recursos deberían tener las ciudades si quieren ser consideradas accesibles para personas con sordera?

accesibilidadTodo sería más cómodo si nos encontrásemos en los diferentes espacios con recursos de accesibilidad como:

  • Bucles magnéticos: posibilita la comunicación en espacios contaminados por el ruido ambiente a las personas usuarias de prótesis auditivas.
  • Intérprete de lengua de signos en los espacios públicos: rompe las barreras comunicativas entre las personas oyentes y sordas usuarias de la lengua de signos.
  • Subtitulado: acceso a la información acústica de manera visual mediante pantallas con subtítulos.
  • Frecuencia Modulada: normalmente utilizada en los espacios educativos consiguiendo así una información completa al alumnado.
  • Teléfono amplificador: teléfonos con timbres especiales muy altos, teléfonos compatibles con audífonos, teléfonos con brazaletes vibratorios o amplificadores de sonidos externos para escuchar mejor el teléfono.
  • Svisual: servicios de interpretación de lengua de signos a través de videollamadas.
  • Información escrita y pantallas visuales: permite visualmente acceder a la información eliminando la megafonía, método no accesible para toda sociedad o adaptando esa megafonía con una pantalla escrita llegando así a romper con las barreras comunicativas.
  • Señales luminosas: sistemas que favorecen independencia e integración a la personas con discapacidad auditiva.

Estas son algunas de las iniciativas que tratan de instaurar la accesibilidad universal y la igualdad de oportunidades para todas las personas, que a la misma vez repercute en el enriquecimiento de una sociedad más justa, plural y abierta.

¿Contamos con una ciudad accesible para las personas con discapacidad auditiva?