Skip to main content

La accesibilidad en materia de Educación Infantil


El pasado día 2 de febrero de 2022, el Ministerio de Educación y Formación Profesional, publicó el Real Decreto 95/2022, por el que se establece la ordenación y las enseñanzas mínimas de la Educación Infantil.  

La finalidad de la Educación Infantil es la de contribuir al desarrollo integral del alumnado, potenciando la autonomía personal, favoreciendo el desarrollo progresivo de la imagen positiva y equilibrada de sí mismos, así como, educar en valores cívicos para mejorar la convivencia en sociedad.  

Con este propósito, esta norma pone especial atención en la accesibilidad del alumnado con discapacidad, indicando en su Anexo II lo siguiente:  

“La inclusión en el aula de alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo acerca a los niños y niñas a la diversidad de formas de ser y estar en el mundo y les ayuda a observar cómo actúan las personas que deben desenvolverse de un modo diferente al que ellos consideran habitual. Un aula inclusiva da cabida a posibilidades y limitaciones, a distintos modos de lenguaje y comunicación, a diversas formas de movilidad y, a múltiples maneras de acercarse y comprender el entorno”. P.13  

Concretamente, para el alumnado con sordera, es de especial relevancia el contenido del artículo 13.6 en el que se señala lo siguiente:  

“Las administraciones educativas podrán incorporar en su oferta educativa las Lenguas de Signos Españolas”. p.8  

Pese a que las medidas que se señalan en la norma continúan siendo insuficientes, sí se van detectando, aunque lentos, ciertos avances y adaptaciones en materia educativa, fruto también de las demandas de familias y entidades realizadas a lo largo de los años. 

Desde Funcasor, seguiremos trabajando para alcanzar una educación bilingüe, ya que no solo es un derecho contemplado en la Ley 27/2007, por la que se reconocen las Lenguas de Signos Españolas y se regulan los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas con sordera, con discapacidad auditiva y sordociegas, sino que, además, es importante que las personas con sordera puedan compartir entornos de aprendizaje en las Lenguas de Signos Españolas con el resto de alumnado para conseguir así una correcta transmisión y adquisición de la misma.