La excelencia sostenida

La ISO, International Standarization Organization, es la organización mundial de la estandarización donde se desarrollan y producen estándares internacionales. Uno de los estándares más populares es la norma ISO 9001:2015 donde se establecen los requisitos para la adopción de un sistema de calidad.

Con estas normas se define la estructura organizativa, los procedimientos que se van a llevar a cabo, los recursos que se deben emplear y la forma de implementar todos ellos. Un sistema de gestión de calidad es un proceso denso y muy difícil de explicar en pocas palabras, a continuación, se expone una breve explicación de los principios de la gestión de calidad en los que está basada la norma ISO:

Enfoque al cliente

Esto es saber identificar las necesidades de las personas usuarias, ser capaces de cubrirlas de forma eficiente y, además, superar la expectativa de la persona.

Liderazgo

Dentro de la organización hay varios departamentos dentro de los cuales una persona líder es la responsable de encaminar y fijar pautas para que todo el equipo humano esté implicado y llegar a conseguir los objetivos marcados a través de estrategias y procesos comunes. Este liderazgo permite una buena coordinación durante los procesos y la mejora la comunicación entre los niveles dentro de la entidad.

Compromiso de las personas

Para gestionar de forma eficaz y eficiente es importante respetar e implicar activamente al personal, reconocer, empoderar y mejorar la competencia facilita el logro de los objetivos con la máxima calidad. La motivación de las personas trabajadoras es fundamental, así como incentivarlas y reconocerlas.

Enfoque a procesos

El sistema de gestión de calidad son procesos interrelacionados, entender estas relaciones permite desempeñar bien el trabajo bajo los estándares ISO a los que está la entidad sujeta. El objetivo de este principio es hacer de la entidad un ‘’todo’’ cohesionado.

Mejora

Es fundamental reaccionar a los cambios imprevistos, se debe practicar la anticipación y prevenir riesgos externos e internos. No basta sólo con producir; hay que analizar constantemente la producción y la calidad de ésta, revisar los procesos y mejorar constantemente.

Toma de decisiones basada en la evidencia

A la hora de la toma de decisiones, éstas deben estar basadas en el exhaustivo análisis de los datos y la información recogida de lo hecho hasta entonces en la entidad.

Gestión de las relaciones

Determinar las partes interesadas, proveedores, socios clientes, personas usuarias, personas empleadas y su relación con la entidad. Compartir la experiencia con las personas interesadas y recoger todas las sugerencias e, incluso, solicitar estas sugerencias y ser capaces de medir el nivel de satisfacción de estas alianzas.

Funcasor cuenta con un Sistema de Gestión de la Calidad basado en la Norma Une en ISO 9001:2015 y certificado por AENOR en la totalidad de las áreas de la entidad, desde el año 2007.

La decisión de adoptar un sistema de gestión de la calidad la toma una organización con varios fines, pero el principal fin es proporcionar productos y servicios que satisfagan las necesidades de las personas y conseguir que sigan cubriendo sus necesidades con nuestra entidad. Este compromiso viene desde todos los estratos de una organización, desde la gerencia o dirección hasta cualquier persona que tenga relación con ésta. El objetivo de cumplir estos estándares de calidad fijados es poder asegurar que el resultado final va a ser el mejor para los clientes, en el caso de Funcasor, garantiza a las personas usuarias de los servicios de la fundación que serán unos servicios de la máxima calidad.

Casualmente, desde el año 1990 y promulgado por la ONU, se viene celebrando el día Mundial de la Calidad. Cuando hablamos de calidad, tal y como hemos comentado anteriormente, hablamos de una mejora constante de nuestros servicios y productos, haciendo las cosas bien y esforzándonos al máximo.

Desde Funcasor se vienen llevando a cabo una serie de procesos internos que permiten a la Fundación mantener la excelencia en cuanto a calidad desde el 2007. Estos procesos pasan desde auditorías internas periódicas, como la creación y utilización de un manual de estilo, la constante mejora de las capacidades de las personas trabajadoras de la entidad, el compromiso con la naturaleza y el medioambiente, el compromiso con la igualdad entre las personas, la permanente inquietud por la satisfacción de las personas usuarias pasando cuestionarios de satisfacción anualmente; esta herramienta se ha actualizado y ha pasado de ser en formato papel a un formato online y totalmente accesible en lengua de signos que se implementará a partir del año que viene y un largo etcétera.

La excelencia debe ser “sostenida’’ y, para ello, es necesaria la actitud y el compromiso de todas las personas trabajadoras que conforman una entidad y, sin duda, desde Funcasor, el compromiso con la excelencia lleva permaneciendo durante estos 12 años.