Skip to main content

La importancia de estar en contacto

Durante el primer semestre del año 2021 el Centro Ocupacional Funcasor-Helen Keller, ha trabajado con las personas usuarias siguiendo las normas de seguridad de la Covid-19.  

Esto ha generado muchos cambios a la hora de desarrollar las actividades y de relacionarnos. Hay que tener en cuenta que trabajamos con personas con características y necesidades específicas, que hace necesario que se les dé toda la información de la situación que vivimos, a través, de explicaciones y de refuerzo claro y continuo. Durante este tiempo ha sido prioritario que las personas usuarias entiendan lo que pasa a su alrededor y las consecuencias que eso conlleva.  

Una de las situaciones que se ha tenido que trabajar y reforzar ha sido la importancia de la asistencia al Centro Ocupacional por parte de la totalidad de las personas usuarias, debido a las normas antes mencionadas, se han creado grupos burbujas que asisten   al Centro Ocupacional en días alternos, lo que ha hecho que las personas usuarias no hayan podido verse y compartir de manera conjunta las actividades y momentos como en años anteriores.  

Debemos tener en cuenta, que para las personas que acuden al centro las relaciones que se han establecido en el mismo, son altamente significativas, y en algunos casos, las únicas relaciones interpersonales que se desarrollan más allá del ámbito familiar, como puede ser para algunas personas con sordoceguera.  Esto ha puesto en valor los vínculos que se han establecido a lo largo de los años y su importancia, ya que, si algo hemos aprendido durante la pandemia, es la importancia del contacto y presencia de las personas que forman parte de nuestra vida.  

Para las personas que trabajan en el Centro Ocupacional, siempre ha sido prioritario atender a esta necesidad de mantener en contacto a los diferentes grupos, estableciendo canales de comunicación adecuados para garantizar la participación y de manera muy especial las interrelaciones, y así, potenciar los lazos afectivos. Esto ha propiciado momentos muy enriquecedores en los que se han desarrollado sentimientos y actitudes positivas, en las que las que cada una de las personas usuarias se han sentido partes integrantes, protagonistas e importantes del grupo. 

Es de valorar la capacidad de adaptación que han tenido las personas usuarias a esta difícil situación que estamos viviendo; y lo que en un principio se presentaba como un reto con pocas posibilidades de ser conseguido, se ha tornado una herramienta y recurso que ha permitido trabajar nuevos aspectos.  Así tanto la aplicación de las nuevas tecnologías, realizando vídeos para comunicarse, verse, felicitarse en los cumpleaños; como la costumbre de dejar mensajes por escrito a las otras personas que conforman los diferentes grupos, han posibilitado el contacto. 

En este periodo tan exigente las personas usuarias han sacado lo mejor de sí mismas. 

 

IASS