Skip to main content

Lectura y escritura en las personas con sordera

La lectoescritura, o los procesos de lectura y escritura son un elemento clave  en el desarrollo de los niños y niñas hacia su paso a la edad adulta. La comunicación comienza siendo gestual, para dar paso a las primeras palabras hasta llegar al lenguaje escrito, cambiando el código de comunicación.

En el proceso de aprendizaje de la lectura y escritura, las personas oyentes utilizamos el apoyo de la audición como medio de aprendizaje de este nuevo código: las letras. Las personas sordas, en cambio, carecen de ese feedback.

En el caso de las personas que se comunican mediante el uso de la lengua de signos, se produce además otro cambio, el de la estructura. Mientras que, en el lenguaje oral, la expresión sería “Yo como papas” (sujeto-verbo-objeto); en lengua de signos (LSE) sería “Yo papas como”(sujeto-objeto-verbo). Desde el servicio de Logopedia y Apoyo Escolar de Funcasor (incluído dentro del Proyecto «RILO» Red de intervención logopédica,  dentro de los programas de interés general para atender fines de interés social, con cargo a la asignación tributaria del impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas en el ámbito de la Comunidad Autónoma Canaria), fomentamos el aprendizaje de la lectoescritura como medio imprescindible de expresión/comprensión del lenguaje. Especialmente, en el caso de las personas signantes, ponemos un énfasis especial en el desarrollo de estos procesos, y que puedan así expresarse y comprender tanto en lenguaje escrito como en LSE.

Es por ello, que queremos compartir uno de los métodos que utilizamos para el inicio de la lectura y escritura. Este método, tiene como objetivo asociar conocimientos previos (dactilológico en LSE) con los nuevos (letras del abecedario), y consiste en asociar ambos. De esta forma, cuando una persona con sordera inicia el aprendizaje de la lectura, facilitaremos en gran medida el mismo. Este método consiste en de asociar las imágenes del alfabeto dactilológico con las letras. Cuando una persona con sordera empieza a leer, si asociamos sus conocimientos previos con los nuevos conocimientos, facilitaremos el proceso de aprendizaje. A partir del signo con la palabra escrita, la persona usuaria deberá construir la palabra mediante las fichas. El uso de este método, facilita la incorporación de nuevas palabras a su vocabulario, a su escritura; así como, a la memorización de las mismas.