Sensibilización y difusión

La importancia de la sensibilización y la difusión de la discapacidad auditiva

Las acciones de sensibilización se desarrollan a través de una serie de talleres o charlas informativas en las que las personas participantes se acercan a la realidad de las personas con discapacidad. Estas acciones favorecen la reflexión sobre las barreras físicas, sociales y de comunicación en las que viven las personas con discapacidad y dan estrategias que favorecen la inclusión de éstas en diferentes entornos (familiar, social, escolar, laboral…).

La sensibilización como objetivo prioritario

Todas las entidades que trabajamos con discapacidad incluimos en los objetivos principales el fin de sensibilizar e informar a la población general sobre las características de las personas con las que trabajamos. Esta acción se llama sensibilización porque cuando una persona obtiene una nueva información sobre las características de un colectivo ésta se hace “sensible” a él y actúa en consecuencia, con mayor empatía, favoreciendo la mejor interacción posible.

En Funcasor, cuyo objetivo principal es el de mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad auditiva y sus familias, las acciones de sensibilización se tienen en cuenta en todos los servicios, y éstas van desde la información y difusión de las características generales de las personas con discapacidad auditiva, la información de cómo comunicarse con ellas, la lengua de signos española, otros sistemas de apoyo para las personas que usan la lengua oral, la implicación de la pérdida auditiva en el ámbito escolar, laboral, social, etc.

En el caso de nuestra entidad, la mayor particularidad del colectivo con el que trabajamos es el acceso a la comunicación oral y a la información auditiva, ya que una de las mayores implicaciones de la pérdida auditiva son las dificultades de la adquisición y desarrollo de la lengua oral y la dificultad de detectar y comprender las señales acústicas ya sean mensajes hablados de las personas de nuestro entorno, información de las tecnologías (teléfono, televisión, radio…), señales acústicas de aviso (megafonía, timbres…), etc.

La sensibilización en Funcasor

Por tanto, los talleres de sensibilización de nuestra entidad se centran en que la población en general sea consciente de los diferentes sistemas de comunicación que puede tener una persona con discapacidad auditiva, la información del entorno que puede captar a través de sus prótesis, las dificultades con las que se encuentran a la hora de comunicarse con las personas en los diferentes contextos y, sobre todo, qué estrategias podemos utilizar la población sin pérdida auditiva para favorecer la comunicación, ya que como dijo Hellen Keller (escritora y activista con sordoceguera): “La ceguera nos separa de las cosas y la sordera nos separa de las personas”.

Además, hay talleres específicos para sensibilizar a las personas que ya tienen contacto con las personas con discapacidad auditiva, y con ellos, no sólo se amplía el conocimiento de formas adecuadas de comunicación, si no que se anima a mejorar el entorno que comparten y ayudar a las personas en las dificultades que se puedan encontrar para desenvolverse en él.

Por ejemplo, en los talleres de sensibilización a empresas o entidades en las que trabaja una persona con discapacidad auditiva se habla de las características de la pérdida auditiva, la dificultad de comunicarse oralmente y qué otros sistemas de comunicación pueden tener, el nivel de comprensión de la información del entorno que pueden alcanzar, el tipo de prótesis que pueden utilizar, y cuestiones específicas del entorno laboral como puede ser: la dificultad para comprender en una reunión donde hablan muchas personas a la vez, para detectar el sonido y la voz a través del teléfono, para integrarse en el grupo y entender las bromas orales, para comprender hechos que ocurren fuera de su campo visual, etc.

sensibilizaciónOtro ejemplo serían los talleres de sensibilización en el entorno escolar, como nombramos anteriormente y siempre adaptándonos a la edad de los niños y niñas participantes, abordamos las características de la pérdida auditiva de los compañeros y compañeras con discapacidad auditiva del colegio, las diferentes prótesis y ayudas técnicas que pueden utilizar, los sistemas de comunicación, la lengua de signos, la forma más adecuada de comunicarnos con el alumnado en el colegio y hacemos hincapié especialmente en las dificultades específicas que pueden tener en el entorno escolar, como por ejemplo, entender al profesorado o alumnado cuando hay ruido de fondo, entender cuando hablan en grupos y todos a la vez, entender a las personas que hablan de espaldas o con comida en la boca, etc. Ésta última parte donde el alumnado propone acciones ante estas situaciones es muy enriquecedora, ya que desde ellos y ellas parten las soluciones que favorecen la inclusión de sus compañeros y compañeras con discapacidad auditiva y evita en cierta medida la posibilidad de que haya acoso escolar.

Por otro lado, el alumnado con discapacidad auditiva se siente importante, se empodera, ya reconoce en sus compañeros y compañeras el interés en mejorar su relación y comunicación. Además, el profesorado tiene la oportunidad de reflexionar sobre su forma de comunicarse y exponer los contenidos, organizar la participación de las clases, la importancia de la localización del alumnado en la clase, la empatía ante el esfuerzo del alumnado y la diferencia entre el cansancio y la distracción, etc.

En conclusión

Solamente cuando el mundo sea un lugar totalmente accesible para las personas con discapacidad y la actitud de todas las personas sin discapacidad sea abierta y positiva ante las diferencias será el momento en el que las acciones de sensibilización no sean necesarias.

Mientras tanto, desde nuestra entidad, continuaremos con esta importante labor, sensibilizando al mayor número de personas que podamos alcanzar.