Skip to main content

Signos de alerta de discapacidad auditiva en bebés e infantes


El tipo de discapacidad auditiva de mayor repercusión en la adquisición del lenguaje oral va a consistir en la sordera prelocutiva (acaece antes del aprendizaje del lenguaje, entre los 0 y los 2 años) o perilocutiva (aparece durante el aprendizaje del lenguaje, entre los 2 y los 4 años), bilateral (en ambos oídos) y con intensidad severa o profunda.  
Por ello, es muy importante identificar las dificultades auditivas lo más pronto posible, antes de que finalice el período de aprendizaje del lenguaje oral y poder llevar a cabo una estimulación temprana.
 

Dentro de los programas de detección precoz de la hipoacusia o sordera en la infancia, no se debe dejar a un lado las posibles sospechas detectadas por la familia. 

A continuación, citamos los signos de alerta en el comportamiento del bebé o infante a tener en cuenta por las familias como sospecha de posible pérdida auditiva, con el objetivo de consultar con las personas profesionales relacionadas de la medicina o la audición (fuente: Jáudenes, C. (1990): Signos de alerta en el comportamiento del bebé y del niño, en FIAPAS (VV.AA): Campaña de Detección Precoz de la Sordera. Dossier Informativo. Madrid, FIAPAS) 

De 0 a 3 meses:  

  • Ante un sonido no se observan en respuestas reflejas del tipo: parpadeo, agitación, despertar  
  • No le tranquiliza la voz de su madre o padre 
  • No reacciona al sonido de una campanilla  
  • Emite sonidos monocordes  

De 3 a 6 meses: 

  • Se mantiene indiferente a los ruidos familiares  
  • No se orienta hacia la voz de su madre o padre 
  • No responde con emisiones a la voz humana  
  • No emite sonidos guturales para llamar la atención  
  • No hace sonar el sonajero si se le deja al alcance de la mano  

De 6 a 9 meses:  

  • No emite (pa, ma, ta, …)  
  • No vocaliza para llamar la atención, sino que golpea objetos cuya vibración al caer asocia con la presencia de su madre  
  • No juega con sus vocalizaciones, repitiéndolas e imitando las del adulto 
  • No atiende a su nombre  
  • No se orienta a sonidos familiares no necesariamente fuertes  
  • No juega imitando gestos que acompañan canciones infantiles o no sonríe al reconocer éstas  
  • No dice “adiós” con la mano cuando se le dice esta palabra  

De 9 a 12 meses: 

  • No reconoce cuando le nombran a “mamá” y “papá”  
  • No comprende palabras familiares  
  • No entiende una negación  
  • No responde a “dame…” si no se le hace el gesto indicativo con la mano  

De 12 a 18 meses: 

  • No dice “mamá” y “papá” con contenido semántico  
  • No localiza la fuente del sonido  
  • No señala objetos y personas familiares cuando se le nombran  
  • No responde de forma distinta a sonidos diferentes  
  • No se entretiene emitiendo y escuchando determinados sonidos  
  • No nombra algunos objetos familiares  

De 18 a 24 meses: 

  • No presta atención a los cuentos  
  • No comprende órdenes sencillas si no se acompañan de gestos identificativos  
  • No identifica las partes del cuerpo  
  • No conoce su nombre  
  • No hace frases de dos palabras  

A los 3 años: 

  • No se le entienden las palabras que dice  
  • No repite frases  
  • No contesta a preguntas sencillas  

A los 4 años  

  • No sabe contar lo que le pasa  
  • No es capaz de mantener una conversación sencilla  

A los 5 años:  

  • No conversa con otros menores 
  • No manifiesta lenguaje maduro ni lo emplea eficazmente y sólo le entiende su familia.