Termina “Accesibilidad en la comunicación”

El proyecto “Accesibilidad en la comunicación”, subvencionado por el Servicio Canario de Empleo y el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, y llevado a cabo en la isla de Tenerife, llega a su fin hoy 30 de junio.

Los resultados obtenidos durante estos nueve meses de trabajo han sido satisfactorios y positivos, ya que se han alcanzado y superado los objetivos previstos en el inicio. Su objetivo principal ha sido mejorar la calidad de vida de las personas con sordera y sus familias. Además, este proyecto ha perseguido los siguientes objetivos generales:

– Eliminar las barreras de comunicación con las que se encuentran tanto las personas con sordera como oyentes, los cuáles comparten códigos de comunicación diferentes.
– Adaptar a lengua de signos española: jornadas, charlas, cursos y talleres, para facilitar el acceso de las personas con sordera a este tipo de actos, mejorando así su empleabilidad mediante la formación y facilitando su acceso al mercado de trabajo.
– Sensibilizar y capacitar a la población residente en la isla de Tenerife para la comunicación con las personas con sordera.
-Y adaptar a lengua de signos española noticias de actualidad.

El equipo de profesionales formado por una docente/intérprete de lengua de signos y una intérprete de lengua de signos ha realizado las siguientes acciones:

– Se han realizado un total de 260 servicios de interpretación, tanto personales, como institucionales, atendiendo a 77 personas con sordera.
– Se han impartido 19 charlas sobre cómo comunicarse con una persona con sordera incluyendo, a su vez, en cada una de ellas un taller básico de lengua de signos española, en la que han participado 372 personas.
– Y se han publicado un total de 45 noticias de actualidad e interés general adaptadas a lengua de signos española en el Facebook de Funcasor.

De esta manera, podemos afirmar que el proyecto “Accesibilidad en la comunicación” ha contribuido a identificar y derribar las barreras de comunicación existentes entre las personas con sordera y las personas oyentes que utilizan diferentes lenguas para comunicarse.