Skip to main content

Vida saludable en el Centro Residencial «En compañía»

Desde que el Centro Residencial «En compañía» de Funcasor abrió sus puertas en el año 2018, el equipo profesional atiende a las personas usuarias centrándose en tres áreas de trabajo:  salud, desarrollo personal y social y autonomía personal. En esta ocasión, profundizaremos en cómo se trabaja el área de salud y qué acciones se realizan para mejorarla.

La forma en que decidimos alimentarnos está basada en nuestros conocimientos, nuestras emociones y nuestras habilidades.

 

Todo ello está muy influido por el entorno en que vivimos. Los patrones de alimentación y la práctica deportiva de las personas usuarias no eran las más adecuadas para llevar un estilo de vida equilibrado y saludable. Esto podía contribuir al desarrollo de diferentes enfermedades crónicas relacionadas con la alimentación y el sedentarismo como pueden ser; la diabetes, obesidad o enfermedades cardiovasculares como la hipertensión. Como sabemos que la alimentación y el deporte son unos factores clave hacia la longevidad, decidimos informarnos y poner solución trabajando en equipo.

Debíamos tener en cuenta que existen alimentos cuya presencia deben ser diarios como la fruta y la verdura, ya que aportan fibra, agua, vitaminas y minerales a nuestro organismo.

La fruta la hemos introducido en cada una de las cinco comidas que hacemos al día y la verdura en las dos principales; almuerzo y cena. La fruta tiene poder saciante y nos ayuda a tener controlado el apetito entre comidas. Tener de forma diaria en el plato verduras, es uno de los indicadores más claros de una dieta saludable. Como medida orientativa, diversas autoridades como la Organización Mundial de la Salud o el Ministerio de Sanidad de España, aconsejan ingerir de forma diaria cinco raciones de fruta y verdura. También, nos aconsejan consumir legumbres semanalmente por sus múltiples propiedades beneficiosas. La presencia de carne y pescado se recomienda que sea entre unas tres y cuatro veces a la semana.

Otra clave para conseguir una dieta saludable es reducir la ingesta de alimentos precocinados, procesados y bollería industrial aumentando la de alimentos frescos.

También podemos reducir el consumo de grasas con técnicas culinarias como cocinar al vapor o hervir, en lugar de freír, ingerir productos lácteos desnatados y carnes magras, consumir menos de 5 gramos de sal diariamente y reducir el consumo de azúcares comiendo, por ejemplo, tentempiés como frutas y verduras crudas en lugar de productos azucarados. En base a estas recomendaciones, elaboramos trimestralmente el menú y se lo facilitamos al servicio de catering con el que trabajamos y que nos suministra diariamente los almuerzos y cenas del centro. Asimismo, llevamos un tiempo reduciendo el consumo de azúcares y hemos eliminado de forma diaria los alimentos procesados en desayunos y meriendas.

Desde la OMS también se subraya la importancia de la actividad física.

En el centro dedicamos 4 días a la semana a la práctica deportiva con sesiones de entre una hora y una hora y media cada una. Realizamos sesiones variadas adaptándonos a las necesidades de cada persona; yoga, caminar, correr, uso de aparatos deportivos, tabata, sesiones de estiramiento, etc. Se combinan estas sesiones con los paseos terapéuticos en la naturaleza ya que caminar al aire libre es uno de los mejores deportes que podemos hacer.

 

 

 

 

 

 

El equipo profesional trabaja a diario para sensibilizar y formar a las personas del centro sobre cómo llevar un estilo de vida saludable, que aprendan a preparar un plato sano, a reconocer qué alimentos deben consumir con mayor frecuencia y qué alimentos deben de ser de consumo ocasional, etc.

Los resultados de este trabajo son notorios: todas han mejorado su estado de salud y condición física, han reducido su peso corporal y se han acercado a su peso ideal siguiendo una dieta variada, equilibrada y saludable y aumentando y variando la práctica deportiva.

Esta publicación es accesible en la comunicación gracias al proyecto «SAC Gran Canaria» financiado por el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria del Cabildo de Gran Canaria.