Skip to main content

Entrevista a la Asociación Mujeres, Solidaridad y Cooperación


El 25 de noviembre, se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Desde Funcasor, trabajamos en red con distintas entidades que abordan esta temática, con el fin de dar una respuesta a las necesidades de las mujeres con sordera, que así lo requieran. Una de ellas, es la Asociación Mujeres, Solidaridad y Cooperación, que lleva más de 35 años ofreciendo recursos y servicios destinados al área de la mujer, y a la que nos gustaría dar visibilidad mediante esta entrevista. De antemano, queremos agradecer la colaboración y el gran trabajo que desempeñan día a día.    

¿En qué se centra la labor que llevan a cabo desde la asociación?  

Trabajamos desde 1984 con vocación de alcanzar la igualdad de oportunidades y ayudar a personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad. En especial, hemos centrado los esfuerzos en la lucha contra la violencia de género, en sus múltiples manifestaciones. Nuestros proyectos están enmarcados en la comunidad autónoma de Canarias, aunque nuestra labor es permanente en las islas de Gran Canaria y Tenerife. Trabajamos tanto con las mujeres como con menores ofreciendo diferentes servicios como, servicio insular de atención inmediata o de prevención y atención integral, entre otros. Asimismo, llevamos a cabo tareas de sensibilización y prevención. Todos los servicios tienen una mirada multidisciplinar: social, jurídica, psicológica, etc.,  

¿Existen avances o mejoras en lo que se refiere a la eliminación de la violencia contra la mujer?   

El grado de conciencia sobre esta manifestación de violación de derechos humanos ha aumentado. Sin embargo, de la lectura de los datos estadísticos se deduce claramente que la situación sigue siendo dramática y hay que continuar actuando sobre ella. Los cambios legislativos, han generado movimientos a favor de la protección de la víctima y los datos de víctimas mortales han ido variando, pero la situación continúa siendo muy grave. Las campañas que se han ido desarrollando a lo largo de los años para sensibilizar han ido calando, pero de una forma muy lenta. Es por ello, que queda mucho trabajo por hacer y debemos trabajar sin descanso para erradicar la cultura machista que descaradamente actúa a diario.  

¿Qué pueden hacer las personas profesionales que atienden casos de violencia de género y no cuentan con la formación suficiente?

Pueden contar con la red de servicio especializado y con la colaboración de nuestra asociación desde el primer momento de la intervención. Es importante que se facilite una formación en género y violencia de género con el fin de poder realizar una intervención técnica correcta, ya que cada caso es único y requiere de una atención individualizada. Es importante que conozcan que existe el Protocolo de coordinación interinstitucional para la atención de las víctimas de violencia de género en la comunidad autónoma de Canarias, donde están todos los ámbitos representados.  

¿Creen que es importante establecer líneas de colaboración con entidades, como puede ser con Funcasor? 

Por supuesto, necesitamos sumar y si queremos que la respuesta institucional sea eficaz necesitamos entremezclarnos bien. El trabajo en red entre las distintas entidades no solo es importante, sino necesario, para ofrecer una respuesta adecuada, práctica y realista, evitando así la revictimización. Las experiencias puntuales de colaboración han sido enriquecedoras.  

¿Cómo afectó el confinamiento y la pandemia en los casos de violencia de género?  

Se multiplicaron las llamadas a los teléfonos dirigidos a mujeres y menores víctimas de violencia de género, se interpusieron menos denuncias y por supuesto aumentó el sufrimiento de las víctimas y de sus personas a cargo, al tener que convivir con el agresor las 24 horas del día.  

¿Qué mensaje lanzarían a las mujeres que nos están leyendo y que están pasando por una situación de violencia de género?  

Que no teman en acercarse a un servicio especializado de información y asesoramiento, van a ser escuchadas con el máximo respeto y podremos orientarlas sobre su situación, facilitándoles información jurídica, social, psicológica de manera gratuita y totalmente confidencial. No es necesario haber interpuesto una denuncia, la asociación está aquí para ellas.