Skip to main content

Yo cuido mi voz

El pasado día 7 de abril, se celebró el Día Mundial de la Saludy el 16 de abril, el Día Mundial de la Voz, el medio de comunicación más utilizado entre las personas. Sin embargo, solo nos preocupamos por la salud de la misma cuando algo no va bien. 

cuidado de la vozDebido a las circunstancias actuales, debemos llevar mascarilla la mayor parte del tiempo. Esto puede tener consecuencias negativas para la comunicación entre las personas. La mascarilla impide la visualización de la boca, imposibilitando la lectura labio-facial. También, dependiendo del tipo de mascarilla, se dificulta la articulación y gesticulación. Asimismo, puede causar incoordinación fonorespiratoria (falta de coordinación entre el habla y la respiración, causando, por ejemplo, falta de aire al hablar)  

Además de ello, atenúan la intensidad de la voz y disminuyen la proyección de la misma, haciendo que elevemos la voz por encima de lo normal, causando esfuerzos vocales inadecuados que favorecen a la aparición de disfonías y otras patologías, que en algunos casos pueden requerir incluso cirugías. 

Por ello, queremos dar la importancia que tiene la educación vocal, y ofrecemos algunas pautas para prevenir este tipo de patologías:

  • Gesticular todo lo posible, tanto con lo que se ve de la cara, como con las manos con el fin de acompañar el lenguaje verbal del no verbal, favoreciendo la comprensión. 
  • Usar mascarillas comunicativas. 
  • Reducir la velocidad del habla. 
  • Reposar la voz 10 minutos entre hora y hora hablada. 
  • Evitar ambientes demasiado ruidosos. 
  • Tomar entre un litro y medio y dos litros de agua al día, sobre todo en momentos en los que abusemos más de la voz. 
  • Evitar calefacción o aire acondicionado, puesto que aumentan la sequedad de las cuerdas vocales. 
  • Dormir 8 horas diarias, la voz también tiene que descansar. 
  • No gritar, tampoco susurrar ni carraspear. 
  • Evitar alimentos demasiado dulces, demasiado salados o demasiado picantes. 

No obstante, se recomienda tener especial cuidado aquellas personas cuya profesión depende en gran medida de su voz, como es el caso de los perfiles profesionales vinculados a la docencia. Este colectivo puede acudir a la logopeda en busca de pautas de salud vocal y técnicas para el habla, previniendo así futuras complicaciones. 

En el Servicio de Logopedia de Funcasor, también tratamos patologías de este tipo, llevando a cabo un programa de reeducación y rehabilitación vocal.